Ruta de los castillos en Cantabria

En este post hemos recopilado alguno de los castillos que puedes encontrar en Cantabria y un poco de historia de cada uno de ellos.

¿Cuáles son los principales castillos de Cantabria?

Hoy en día, los castillos constituyen un reclamo turístico de primera y no recuerdan a algunas de nuestras películas favoritas. Los vemos como un factor cultural y nos sentimos cómodos en ellos, nos gusta mirarlos y otear el paisaje desde sus murallas y torres, pero en su día fueron mucho más que esto.

conocer-cantabria-castillo-san-vicente-barquera (1)
Castillo de San Vicente de la Barquera

Nuestros antepasados construyeron los castillos con una doble función de poder y protección. En primer lugar, antes que nada, el poseedor de esos castillos era quien mandaba en una población. Porque era un refugio que le permitía vigilar el campo y las casas en torno y resguardarse ante cualquier amenaza que pudiera surgir. Inclusive una posible rebelión de sus propios vasallos, la gente que tenía que pagar los impuestos a cambio de protección y que vivían en torno al castillo. Una protección que a menudo se convertía en tiranía, pero no era fácil atacar al señor de un castillo cuando se encontraba al refugio de esas murallas. Sin embargo, en el caso de los principales castillos de Cantabria, muy a menudo, estaban regidos por merinos (oficiales reales), por lo que el señor feudal era el rey directamente.

Castillos en Cantabria con leyendas de misterio

En caso de una alarma general, cuando los enemigos acudían desde otro lugar, la protección que ofrecía el castillo era igualmente efectiva: los vasallos del señor podían refugiarse aquí con sus enseres y a menudo también los rebaños, para evitar que fueran robados, y ésta es la razón por la cual los recintos de los castillos son a menudo tan amplios. Para poder acoger dentro a toda la población civil circundante y que no fueran víctimas de los saqueos enemigos.

Con el paso del tiempo, los castillos han ido perdiendo su función defensiva inicial, sobre todo, con la forma de hacer la guerra más moderna. De esta manera, hace ya mucho tiempo, los castillos empezaron a convertirse en iglesias o monasterios, capaces de ser todavía plazas fuertes en caso de emergencia.

catedral de santander (1)
Catedral de Santander. Créditos Albtotxo

El mejor ejemplo de esto es la Catedral de Santander, que no es otra cosa que un castillo transformado en dos iglesias medievales. Pero sigue manteniendo esa forma de castillo inicial, igual que el Banco de España próximo, cuyos cimientos fueron también de una fortificación antigua: el Castillo de San Felipe, en Santander. Y hay muchos más castillos en Cantabria con leyendas de misterio, desaparecidos o transformados para otros usos civiles.

Fortificaciones medievales en Cantabria

En otros muchos casos, los castillos no han perdido su función inicial como viviendas.
Estamos hablando, por ejemplo, del caso de prácticamente la mayoría de las fortificaciones medievales en Cantabria: torres fuertes que aún hoy son en muchos casos habitadas, continuando con una de las funciones esenciales de los castillos, que no dejan de ser residencias con los muros más gruesos de lo normal.

castillo de argueso en cantabria (1)
Castillo de Argüeso. Créditos Victor Galarut

Sin duda alguna, uno de los castillos más importantes de Cantabria es el de Argüeso, situado muy cerca de Reinosa. Aquí se conserva muy bien no sólo el castillo en sí, sino también el recinto amurallado que solía rodear la fortificación principal. Inclusive encontraremos una puerta situada muy alta, por encima del terreno, cuya lógica es que sólo se podía acceder a ella a través de una escalera de madera fácilmente retirable. Eran los trucos de nuestros antepasados para ponérselo difícil a un enemigo.

¿Existen castillos muy grandes en Cantabria?

Esta zona de Reinosa ha sido muy estratégica desde siempre. Ya los antiguos cántabros establecieron por aquí algunos de sus más grandes castros fortificados, desde los cuales descendieron de los ataques de los romanos en tiempos de Augusto, quien los derrotó y fundó en esta zona una ciudad con el nombre de su querido tío, Julio César: Julióbriga.

yacimiento de Camesa
Yacimiento de Camesa. Créditos: Centros Culturales de Cantabria

No lejos de ese yacimiento se encuentra otro, el de Camesa-Rebolledo, el cual podremos ver restos de edificaciones y también de esqueletos de nuestros antepasados. También muy cerca de aquí nace el Ebro y está el Pico Tres Mares, cuyas aguas llegan a desembocar en 3 mares diferentes: el Cantábrico, el Mediterráneo y el Atlántico abierto, por Portugal.

La mayoría de los castillos de Cantabria, como decíamos, no tienen el aspecto de esas grandes masas cúbicas de piedra que solemos ver en Castilla y León. En esos territorios tan llanos era importante sobresalir en el terreno de forma artificial y por eso construyeron esos castillos inmensos, pero el paisaje montañoso del norte hacía innecesario construir castillos muy grandes. Por eso casi todos ellos son más bien torres fortificadas, aunque la mayoría de ellas tenían dependencias y muros exteriores que se han perdido con el tiempo.

El castillo de Quintana en Soba

Se trata de una torre fortificada de las que son más típicas en el norte, con un perímetro amurallado del que apenas se conserva una parte. La torre cúbica principal, sin embargo, has sobrevivido a los siglos desde la Edad Media, cuando fue protagonista de la guerra civil entre la familia de los Zorrilla y la de los Rozas. Un combate sangriento que dividió a este valle al estilo de las luchas entre nobles de Romeo y Julieta. Y es que hubo una gran guerra civil, al final de la Edad Media, en la cual todos los linajes de Cantabria se dividieron entre Giles y Negretes. Esto mismo pasó también entre los vecinos vascos y en Navarra, con los oñacinos y gamboinos y los agramonteses contra los beamonteses, respectivamente.

Torre Quintana (1)
Torre de Quintana. Créditos castillosdeespaña.es

En un inicio, sin embargo, la guerra principal fue contra el gran enemigo del Sur. Al Ándalus. Un imperio andalusí con el cual Cantabria hacía frontera desde el principio, por lo que los castillos de esta zona florecieron como setas bajo la lluvia. Y por eso hay castillos por todas partes: por la necesidad continua de la población medieval de estar bien guardados ante ataques imprevistos, los cuales también podían venir de sus propios hermanos de religión. Sus propios vecinos, del mismo valle, enfrentados en luchas de poder por dominar el territorio.

El castillo faro de Castro Urdiales: un castillo templario en Cantabria y las gárgolas de iglesia principal de Castro Urdiales

El caso más curioso, en este sentido, es el castillo faro de Castro Urdiales. Un castillo templario en Cantabria que está prácticamente intacto desde los tiempos en que la orden medieval habitó en esos muros, pero que muestra la curiosidad de albergar la torre de un faro. Una fortificación original que se encuentra justo al lado de las
increíbles gárgolas de iglesia principal de Castro Urdiales.

castillo de castro urdiales cantabria

Gracias por compartir
Anear